Farmamundi facilita a 76.300 mujeres y menores atención sanitaria e información frente al COVID-19 y la violencia sexual

27 mayo 2021
Farmamundi3.png

La ONG dota de medicamentos y material de higiene e imparte formaciones en derecho en centros de salud en Yemen, Irak, República Democrática del Congo, Kenia y Mozambique

Desde que se declaró la pandemia hace más de un año, los sistemas de salud de los países donde trabaja Farmamundi se han visto más debilitados si cabe, comprometiendo no solo la salud de las personas ante un posible contagio del virus, sino aumentando los niveles de pobreza y violencia motivados por una crisis económica galopante.  Actualmente, el Fondo de emergencias de Farmamundi asiste a más de 76.300 mujeres, niñas y niños en Yemen, Irak, República Democrática del Congo, Kenia y Mozambique, para frenar el virus y prevenir la escalada de violencia sexual.

En contextos de emergencia la población que sufre con mayor crudeza las consecuencias son las mujeres y los menores de edad. En Yemen, el coronavirus podría ser algo más que la puntilla para una población atacada ya por el cólera, la difteria, el dengue y el hambre. Solo la mitad de las 3.500 instalaciones sanitarias del país funcionan completamente, lo que significa que 19,7 millones de personas carecen de asistencia médica básica.

“Un ejemplo de ello lo encontramos en la gobernación de Raymah, situada en el centro de la montaña occidental. Allí trabajamos junto a la ONG local SDGHF en el aprovisionamiento de medicamentos e insumos médicos a los cuatro centros de salud que existen”, explica la responsable de Acción Humanitaria de Farmamundi, Tania Montesinos. La actuación del Fondo de emergencias está facilitando asistencia sanitaria a 4.500 personas, teniendo en cuenta las necesidades más inmediatas en medicamentos esenciales relacionados con las enfermedades de mayor prevalencia en la zona.

Del mismo modo, en Irak, la ONG está inmersa en la construcción de un centro de salud para la atención primaria de la población desplazada interna en el campo de Cham Mishko, en Duhok, Kurdistán Iraquí. Se trata del campamento más grande de la región, que alberga actualmente a unas 26.600 personas, en su mayoría población yazidí. “El campo cuenta con un solo centro médico que resulta insuficiente para abordar las necesidades de toda la población. Nuestra misión es fortalecer la capacidad operativa de su sistema de salud y garantizar servicios sanitarios integrales, sostenibles y sin discriminación durante todo el ciclo vital”, detalla Montesinos. Alrededor de 26.750 personas (12.703 mujeres y niñas), se verán beneficiadas por esta actuación junto a la ONG local Heevie.

Prevenir la violencia sexual y mejorar la atención a mujeres

La violencia y la pobreza cada día obligan a muchas personas a huir de sus casas y países. La población refugiada y desplazada interna sobrevive como puede en asentamientos informales, donde la cobertura sanitaria es deficitaria. “A esta situación se suma el riesgo de sufrir violencia sexual, ya que en estos campos no existe protección para la población más vulnerable, como son las mujeres y los menores de cinco años”, comenta Tania Montesinos. En la República Democrática del Congo, el 52% de las mujeres menores de 15 años reconoce haber sufrido algún tipo de violencia física a lo largo de su vida y el 30% de violencia sexual. Kivu Norte y Kivu Sur acumulan el 50% de los casos de violencia sexual registrados en todo el país.

Precisamente en Beni, Kivu Norte, los esfuerzos de Farmamundi se centran en la prevención y mitigación de la violencia sexual y de género, donde se atenderán a 15.848 mujeres y niñas. Junto a Programme de Promotion de Soins de Santé Primaire y Grupo de Asociaciones para la Defensa de los Derechos Humanos y la Paz, se trabaja en las estructuras de salud de Malepe, Ngongolio, Rwangoma, formando a personal sanitario y a consejeras de salud para mejorar la atención sanitaria de mujeres. Además, se están dotando a los centros sanitarios de medicamentos y útiles médicos. “Todo ello acompañado de la creación de una red comunitaria de agentes defensores de derechos sexuales y reproductivos, así como de acciones de sensibilización en colegios, y a través de la radio. Igualmente, estamos creando grupos de mujeres o apoyando a los ya existentes para favorecer los cuidados mutuos, el intercambio y aprendizajes para la recuperación psicosocial de las supervivientes”, añade Montesinos.

Por su parte, en Kenia, se está ampliando la cobertura en salud básica, salud sexual y reproductiva y salud materno-infantil, destinada a la población refugiada urbana en los asentamientos informales de Eastleigh North, en Nairobi. En total, se contemplan 14.060 atenciones, entre partos, consultas prenatales y otras citas referentes a enfermedades prevalentes, COVID-19 u otros brotes epidémicos. Además, se están repartiendo kits nutritivos y de higiene, e impartiendo sesiones de sensibilización y formación en la fabricación de paños y jabones. También se están reforzando los recursos de apoyo psicosocial y actividades generadoras de ingresos para la completa restitución de los derechos de las supervivientes de violencia. Antes de verano se espera haber ayudado, de la mano de la ONG local HESED- Africa, a unas 45.840 personas, de las cuales 35.331 son mujeres.

Material de higiene y saneamiento en escuelas de Mozambique

Uno de los puntos en los que más atención se ha puesto es en la importancia de mantener las escuelas abiertas o de ser capaces de reabrirlas con seguridad, como un método de reducción de la desigualdad a generaciones futuras y evitar que el alumnado quede en una situación de desamparo. En Mozambique, el desafío de abrir las aulas representa un asunto destacado, ya que solo el 20% de estas tienen instalaciones para lavarse las manos.

Actualmente, Farmamundi y la ONG local United Purpose realizan una intensa promoción de la higiene en las escuelas de primaria del distrito en Sussundenga, en la provincia Manica, con el fin de reducir los contagios por COVID-19, ahora que se han reabierto los centros. Esta medida complementa a otras acciones llevadas a cabo anteriormente, como ha sido el suministro de material de higiene y saneamiento (jabón, desinfectantes, cubos de basura y limpiasuelos), con el apoyo de la Xunta de Galicia, o la instalación de sistemas de limpiamanos en 11 escuelas, de la mano de la Generalitat Valenciana.


Miembros del Fondo de emergencias: Laboratorios Viñas, Cinfa, Esteve y Kern Pharma; Distribuidora Farmacéutica de Gipuzkoa S.A; los Ayuntamientos de Terrassa y Vilafranca del Penedès, Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España, Consejo Andaluz de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Albacete, Alicante, A Coruña, Barcelona, Bizkaia, Castellón, Córdoba, Girona, Huesca, Lleida, Madrid, Murcia, Navarra, Santa Cruz de Tenerife,  Tarragona, Teruel, Zaragoza, el Muy Ilustre Colegio Oficial de Farmacéuticos de Valencia y Asociación A+D.

Le informamos que utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte un mejor servicio, de acuerdo con tus hábitos de navegación. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes consultar nuestra Política de Cookies aquí.